Soñar


Soñar
N.º 392 junio 2014

Acaban de adjudicarse las obras del vial de acceso al antiguo Aeródromo calamochino donde está proyectado un polígono industrial. Esta iniciativa que merece todo nuestro reconocimiento ha costado toda una legislatura llegar hasta este punto, aunque repito soy el primero en aplaudir y saludar como a todo lo que contribuya a sacarnos de este pozo en el que nos encontramos.

Con la experiencia que ya tenemos y lo que hemos visto en otros sitios y si esperamos a llenar las parcelas puede ocurrirnos lo del Polígono la Paz de nuestra capital de provincia que ha estado décadas con hierbas creciendo por las calles y las bombillas de las farolas encendidas alumbrando a los caracoles. Más cercano el caso de nuestra vecina Daroca (1) o el de otras localidades de nuestra proximidad que omito enumerar. 

Aun yendo todo lo bien que podemos desear, a mi generación nos pillará criando malvas en el camino de Navarrete (2). Pero no se trata de que mi menda lo pueda ver o no, se trata y para las futuras generaciones de llegar a tiempo para no perder el posicionamiento de pueblo ilusionante, próspero y con futuro.

Dos iniciativas más están sobre la mesa; la de una super área de servicio (conviene enterarse de que área se está hablando), nada que ver con las áreas al uso; y la de un matadero homologado que sería una de las mayores loterías como así lo atestigua la experiencia de haberlo tenido durante casi cincuenta años.

Pero esta crisis que ahora nos preocupa pasará, y sin pretender ser agorero intuyo otra crisis que ya está llegando que será mucho más letal y para quedarse, cuyos componentes básicos son internet, la autovía, el despoblamiento comarcal y los nuevos talantes personales (3). Estos cuatro componentes pueden traernos consecuencias inimaginables para el sector servicios y el pequeño comercio si ahora no ponemos los antídotos correspondientes.

Como saben los "sufridores" (4) que habitualmente me leen en El Comarcal, y tras los alfilerazos con los que pretendo despertar al o los responsables de turno, casi siempre suelo dar soluciones o ideas (discutibles naturalmente) como la que a continuación sin ningún pudor aireo. Ediles de todo color que han estado y están en el consistorio calamochino les sonará lo que van a leer y que han lanzado a la papelera del reciclaje cuando a mi entender el político debe ser una rara mezcla de utopía pero con los pies en el suelo. (5)

Junto a las propuestas del matadero, el polígono y la super área, propongo en medio de un paisaje adecuado de la Comarca, la creación de un Parque Temático Etnológico donde se levanten edificios rurales típicos de las diecisiete comunidades autónomas españolas; masías, cortijos, ventas, caseríos etc. que sirvan de alojamiento a colegios y particulares, conviviendo a modo de granjas escuela y donde se conviva con la flora y fauna de cada región.

Llenar los edificios de vida con artesanos y donde se mimen actividades en extinción. Ver ordeñar una vaca o herrar los caballos, asistir a una representación folclórica de cualquier parte de España o degustar su gastronomía. Contemplar una exposición de arte o asistir a un concierto. Es en definitiva un reclamo de primera magnitud para propios y extranjeros. 
Estamos en el lugar perfecto entre cinco de las seis capitales más grandes: Valencia, Barcelona, Bilbao, Madrid y Zaragoza. Las playas de Levante atiborradas (6) en verano son un campo perfecto para vender la oferta. El turismo interior es cada vez más importante. A un paso de Albarracín uno de los pueblos más bonitos de España, de la monumental Daroca, de Teruel, del Monasterio de Piedra, la Laguna de Gallocanta etc.
El Parque Temático del que estamos hablando cuesta millones de euros y tendría una plantilla fija de cientos de empleados, no es el Pueblo Español de Barcelona o Mallorca, ni los pabellones regionales de la Casa de Campo madrileña, es un atisbo de lo que podemos encontrar en algún punto de Europa. Es un proyecto en plena naturaleza con otra imagen más rural de España, que se oferta a los propios y a esos 63 millones que esperamos de extranjeros y que vienen a pasarlo bien con un dinero que les quema en el bolsillo.

Este debe ser un parque gestionando con mentalidad empresarial, abierto todo el año y que por su bien y supervivencia debe huir de subvenciones. Cuanto antecede no lo veré realizado y menos en tierras turolenses, aquí lo habitual es que te digan loco, aunque estés más cuerdo que muchos, pero por el momento aún se nos permite soñar. (7)

Notas:
1.- Saliendo de Daroca, por la antigua nacional camino de Zaragoza. Daba una pena enorme el verlo. Con la llegada de la autovía nos olvidamos, pero a buen seguro seguirá igual.
2.- Cementerio. Allí donde están los mejores calamochinos
3.- Los nuevos talantes personales. Sin duda, a lo que más debemos temer. Todo un visionario.
4.- Nada más lejos de la realidad, como lector, me hubiese gustado un Jarbe cada día
5.- Atentos a lo que viene. Sin duda una de las mayores tonterías. O tal vez no.
6.- Sin duda, le gusta la palabra “atiborrar”. Se atiborra de Calamocha.
7.- Con toda probabilidad, el tiempo, a este Don Quijote Calamochi, le dé la razón.

Rotondas


Rotondas
N.º 391 mayo 2014

Si ser ciego en Granada es la mayor desgracia, ni te cuento la desdicha de nacer rotonda urbana y calamochí, que además de recibir cero cuidados de los responsables, es la propia ciudadanía la que ni las menciona y pasa de ellas como yo de la liga futbolera de las islas Candongas. (1)

La diferencia que tenemos con esos urbanitas atrasados del resto del Mundo que aprovechan las rotondas para mostrar su ego capitalino colocando a Neptuno, la Cibeles, el Arco de Triunfo parisino, escaparate de arte en media Europa, es que en nuestro caso somos mucho más ecológicos y las utilizamos para muestrario de guijarros y pedruscos del cuaternario y todo tipo de hierbajos con salud de hierro a pesar  de que no los cuida nadie.

Como es sabido, la culpa de todo la tiene la crisis y la señora Merquel (2), si bien en nuestro caso hemos de remontarnos la friolera de veinticinco años atrás para toparnos con la abuela de nuestras rotondas instalada en la Plaza de la Constitución donde se colocó una fuente jardinera en piedra artificial que al poco tiempo unos cafres (3) se encargaron de tronchar y desde entonces no ha habido tiempo de arreglarla.

En la mitad del Paseo de san Roque está a verlas venir una buena rotonda que tiene la escusa (4) de que nadie la ve a pesar de estar junto a la Feria, único sitio de la localidad donde se facilita el trasiego y la estadística de los miles de visitantes que por allí transitan.

La última glorieta está en la convergencia de la calle Aragón con carretera Morata (5), y donde antes había un poste llevan varias semanas amontonadas unas cuantas balizas de plástico que los responsables no sé si las han olvidado o eso es así para cutio.

Con muy poca inversión estas tres rotondas quedarían resueltas, cambiarían el paisaje urbano y ayudarían al conocimiento cultural ciudadano. En el
Paseo San Roque podría ponerse un buen mástil con la bandera de Calamocha (próxima a cumplir sus bodas de plata) y rodeando la rotonda unas ánforas florales con los nombres de los doce Núcleos del Municipio. (6)

¿Nos hemos preguntado cuantos chavales conocen la Bandera de Calamocha? ¿Y los pueblos que formamos el municipio?.
Lo mismo con la bandera de Aragón en la confluencia calle Aragón carretera de Morata, y a los pies de la bandera los cuatro cuarteles del escudo de Aragón pintados a todo color y conocer su historia.  Éste sería un buen sitio para iniciar la festividad de San Jorge que comenzaría con el izado anual de bandera que aprovecharíamos para cambiarla. (7)

Y por último en la plaza de la Constitución junto al Colegio, la restauración de la rotonda, con una columna, alegoría o símbolo como reconocimiento al Centro de Estudios de Jiloca en su ya pasado 25 aniversario. (8)

Va para dos años que hice para el CEJ esta misma petición en el registro de entrada en el Ayuntamiento, pero por el caso que han hecho intuyo que el destino de la solicitud ha ido directamente a la papelera del reciclaje, sin embargo, albergo la esperanza que esto cambiará con los nuevos aires que traerán las municipales.

Lo que pido para nuestro CEJ creo que es de justicia, pues no conozco desde los tiempos de Adán y Eva a nadie que haya hecho más y tan altruistamente por la cultura calamochina.  Por si mi memoria me fallara al primero que me demuestre lo contrario tendré el gustazo de regalarle un jamón D.O. de los mejores.

Notas:
1.-Las Islas Candongas. Lugar yo diría que imaginario al que recurre frecuentemente, si en realidad existen, él sabrá dónde.
2.-Doña Angela Merkel, la todopoderosa y flamenca, rubia canciller alemana.
3.- Cafre. 3. adj. coloq. Bárbaro y cruel. Apl. a pers., u. t. c. s.4. adj. coloq. Zafio y rústico. Apl. a pers., u. t. c. s. RAE Muy calamochino
4.- Escusa o excusa.  Aviso a navegantes. De las dos formas está bien escrito
5.- Nuestra particular Ruta 66. Una de las carreteras más bonitas del Mundo.
6.- Siempre tan detallista, tratando de quedar bien con todos.
7.- A pendón por año, y tantas, ... Por algo, hasta la fecha, no han puesto ninguna. Volverá a leer esto, se acordará y dará de nuevo la tabarra.
8.- En el 2016, levantaron un monolito, pero no en honor del CEJ si no de la Constitución.

El Cortejo


El Cortejo
N.º 390 mayo 2014

Abandonar la costumbre de enfilar con el muerto al hombro por el callejón del Coso costó lo suyo cuando en media España se transportaba a los féretros en coche. Por entonces y de nuevo en la Villa se confabularon las reticencias a las modernidades junto a la falta de partida presupuestaria para la compra de aquel Seat 1500 de cuarta o quinta mano, más negro que el hollín y con crucecita soldada en la capota.

Como el que no quiere la cosa, la novedad fue ganando adeptos y hasta nos cambió el paisaje urbano en los días de funeral, y ni el párroco iba con capa pluvial a la casa del muerto ni la caja era llevada entre cuatro como en los tiempos de Bécquer (1)
 
Aquel maldito Seat 1500 de difícil combustión nos dejó un regalo envenenado como el Caballo de Troya, regalo que aún perdura y lo que te rondaré. Lejos de copiar innovaciones de las grandes ciudades que son más modernas y adelantadas y donde tras las exequias en los templos parroquiales van siguiendo al coche fúnebre toda una retahíla (2) de automóviles con familia y allegados; aquí lo que hacemos es perdurar una imagen decimonónica caminando tras el finado. (3)

Pero quiero ir por otros derroteros, aunque personalmente pienso que ya es hora de alterar esta costumbre, además de la puesta en funcionamiento de la capilla del Tanatorio (4) y el más que discutible duelo que en vez de recibir el pésame lo que recibe la familia es una paliza en muchos casos.

Nuestra Corporación debe tomar muy en serio cuanto a continuación expongo cambiando modas, alterando el recorrido o el sentido de la circulación vial de las calles Mayor y calle Teruel, habituales en dirección cementerio con el coche fúnebre porque efectivamente cada vez que hay un funeral cometemos un delito contra la seguridad vial sancionable con cuantía económica y puntos del carnet de conducir, más la responsabilidad municipal en que incurrimos en caso de accidente o atropello.

En Calamocha no tenemos Patente de Corso (5) para circular como nos dé la gana. El casco urbano sí es competencia municipal, pero tendrán que aprobar el doble sentido de las calles como antes estaban y cambiar las señales de tráfico. Díganme ustedes que aseguradora en la situación actual indemnizaría si ocurriera cualquier siniestro. (6)

Y más aún, la situación comprometida que he visto en alguna ocasión a la altura del cruce de la carretera con nuestra Policía Local, cortando el tráfico en algo que es competencia de la Guardia Civil de Tráfico y que me gustaría conocer la opinión de la Benemérita, aunque me la imagino.

Nos toca de nuevo sentarnos a reflexionar sobre lo dicho, lo que nunca ha pasado puede ocurrir en cualquier momento y como ciudadanos debemos cumplir con la normativa vial, aunque debamos alterar los cortejos fúnebres con unas gotas de modernidad.

Notas:
1.- Gustavo Adolfo Bécquer (Sevilla 1836-Madrid 1871).  Lo mismo que el autor de todo esto, fue un poeta romántico
2.- Retahíla.  1. f. Serie de muchas cosas que están, suceden o se mencionan por su orden. RAE
3.- A veces el autor nos sorprende, pues se le tiene por defensor de todo lo calamochino, de sus tradiciones y unas veces las defiende y otras veces apuesta por su renovación. Decididamente hace siempre esto último.
4.- Algo que no se cansa de repetir y a fecha de hoy, sin que nadie le oiga (2017), da la impresión de que no quiere ir a misa ni aun con los pies por delante. Supongo lo conseguirá, y la capilla entrará en funcionamiento, pero llegada su hora… a la iglesia con él.
5.- Bien podría el autor pedirla para su pueblo, como parece por momentos la tiene él para escribir.
6.- A veces más que sugerir o pedir, exige las cosas, como diciendo, o se hace esto, o me exilio a Monreal, o a Daroca, que si es una ciudad.

Begin de beguine


Begin de beguine
N.º 389 abril 2014

Sin lugar a dudas ha sido el tiempo el mejor colaborador y cómplice que hemos tenido para el disfrute y brillantez de la Semana Santa, pero por estadística y muy a nuestro pesar nos despedimos de este veranillo primaveral hasta dentro de un par de décadas. (1)

Pero, aunque a nadie le amargue un dulce, los chicarrones del triángulo del frío (2) no nos arrugamos pues estamos hechos a todo y por descontado a participar en procesiones rozando los cero grados.

Ilusión renovada es una de las consecuencias que hemos de sacar de los días vividos. Reflexionando todo ese bombardeo de mensajes que en todas direcciones se han lanzado y que podrían llenar un contenedor. Y por supuesto “ganicas” de trabajar porque la Semana Santa del 2015 acaba de empezar.

Se nota al igual que en la parábola de los denarios, (3) quién se mueve y quién no. Quién pone los denarios a trabajar y quién los esconde bajo una piedra. Se nota y mucho quién se preocupa y quién se echa a la bartola.
Los hay que además de no aportar nada son un auténtico lastre, o si se prefiere, un bulto, una carga que deben soportar los demás y un freno para el desarrollo propio y que afecta a todos. La situación es para reflexionar y en un acto de generosidad dar cuatro pasos atrás para que otros pongan en producción el yermo de la parcela. (4)

Sin dilación les toca a los mosenes (5) poner las vías por donde debemos caminar ya que como en ningún momento del año, tienen al pueblo y sobre todo a la juventud calamochina entregada, en silencio, participando, y de morricos ante la fachada parroquial. 

Las cofradías tan variopintas como sus colores requieren una profunda reflexión y transformación. En ellas estamos unos cuantos fósiles entre los que me incluyo que el mejor favor que les podemos hacer es abrir la ventana para que corra el aire y provocar un relevo generacional.

Cosas buenas hemos visto como la convivencia perfecta de cultura, turismo y devoción, estando cada uno a lo nuestro y otras absolutamente novedosas gracias al apoyo institucional. Este apoyo debe seguir existiendo en lo que se pueda porque sabemos estirarlo, no lo echamos en meriendas y porque ya estamos hartos del veto y cerrazón a que nos han estado sometiendo cuatro catetos politiquillos de boina. (6)

Y en toda esta amalgama de cosas y colaboradores de estos días, dedicarle un muy sonoro felices pascuas a nuestro concejal responsable o irresponsable de cementerios. Por el caso omiso, sordera total o me lo paso por el forro de los “güiquendongues” (7) ante los avisos para dejar el cementerio como un cromo ante la visita de los accionistas que somos los calamochinos. (8)

Recordarle al susodicho que tiene, entrando a la derecha, el cuarto lleno de hojarascas y telarañas para aburrir, marcos de lapidas etc., que los cubos de basura dispuestos por el recinto están atiborrados y no se han quitado desde el pasado año, que el verdín está para meter las ovejas, los cipreses y resto de vegetación pidiendo un apaño, tumbas hundidas, flores secas por los nichos, rincones con todo tipo de pingos y el famoso wáter cerrado con candado y sucio que no lo han limpiado desde el día que lo pusieron.

El panorama descrito real como la vida misma es para gritar Viva la Pepa (9), quemando adrenalina, porque eso de externalizar el servicio de cementerios o destituir al concejal habrá que esperar a que el Alcalde lo tenga en mente.

Notas:
1.- Antológica metedura de pata. Hasta el mejor escribano echa un borrón. La Semana Santa del 2017 de la que tuve el honor de ser su Pregonero gozó de un clima veraniego, mejor incluso que los días de San Roque.
2.- El Triángulo del Hielo. Libro escrito por el divulgador y científico Vicente Aupi por aquellas mismas fechas en las que se cumplía el 50 aniversario de los 30 grados bajo cero alcanzados en Calamocha el 17 de diciembre de 1963 (Calamocha, Teruel, Molina de Aragón).
3.- Parábola de los denarios. El autor la interpreta como saber jugar con la cabeza midiendo los riesgos. Pero nunca quedarse cruzado de brazos.  En cualquier caso no como un canto a la especulación, cuyo resumen hoy viene a ser: al rico se le da todo y a al pobre no sólo ,no se le da nada, si no que se le debe quitar lo poco que tenga.
4.- Si no haces nada por tu cofradía, si no aportas nada, mejor alpartarse, (calamochi, apartarse) y dejar paso a otros. (Ya no me queda claro si fue o no un éxito la Semana Santa. Se contradice el autor. Se apasiona mas bien, o dicho en calamochi, se acalora).
5.- Mosenes. Curas.
6.- ¿En quién estaría pensando?
7.- Güiquendongues. Magistral. Cojones. (Supongo es un blasquismo)
8.- El cementerio, “donde están los mejores calamochinos”, y su acondicionamiento, se convertirá en una de sus “fijaciones”. Sin duda ve cerca su final.
9.- Viva la Pepa. Grito de alegría, al aprobar la considerada primera constitución española el día de San José de 1812. Dia el que parecía que se acababan todos nuestros problemas, a la espera de poder gritar. ¡Viva el concejal de turno!

Plus Ultra


Plus Ultra
N.º 388 abril 2014

Pasan las modas y los tiempos y también aquella costumbre para los escolares de mi época de salir al campo a celebrar el lunes de Pascua.
Íbamos provistos de una suculenta merienda generalmente a base de tortilla y conserva en los panes pequeños de pintera (1) que ya no se ven y que se hacían para la ocasión.

Por la cercanía y atractivo del paisaje, era la Fuente de la Cirujeda la preferida sobre todo para la chiquillería que, llegado el día, rompía por unas horas el silencio y paz del entorno sustituyéndolo por juegos, risas y algún chapucete (2) en las piletas de la fuente.

Todo cambia y ahora nuestra Fuente está sola y olvidada, esperando sólo a las brigadas municipales que aparezcan por el paraje, no a merendar sino a darle unos toques de maquillaje.

Parece que el concejal de fuentes y cirujedas no sabe que más allá del asfalto urbano existe este rincón tan querido de los calamochinos que para nada es de Tornos aunque lo pretendan, (3) y que nuestro municipio llega hasta donde la vista no da más por los montes. 

Dicho esto, nos toca otra vez la responsabilidad de su cuidado a no ser que se esté pensando en dedicar el lugar a botellón y reserva de arapahoes. (4)
La lista de tareas que a continuación relato no es mucha: limpieza de las piletas que contienen hojarascas de tres temporadas. Lo propio con el caseto usado por última vez por una manada de tejones (5). Contratación de un zahorí para que reconduzca el poco caudal del acuífero, parte del cual se desperdicia por el camino. Compra de una pequeña punta de cabras de uso municipal para que dejen aquello segado de manera ecológica. Declaración de zona preferencial para reconversión de chopos en cabeceros y escamonda de las ramas secas en los viejos. (6)

Dicho esto igual los urbanitas de la Villa le cogemos nuevamente gusto y después no nos despegamos del sitio.

Por cierto, otro tanto pasa con el Área Recreativa Icona, aunque esto va a tener más suerte y espero que le dediquen diez minutos ya que dentro de un mes acamparemos por allí camino del Cerro.

Notas:
1.- Pan de pintera. O de pitera, el añorado pan de los hornos de antaño, cuando nuestras abuelas masaban el pan y en todas calles había un horno.
2.- Chapucete. Localismo. Capucete 2. m. Ar. Acción de arrojarse de cabeza al agua para bañarse. “Me voy a echar un rosquete y luego me hare un chapucete” Me voy a la siesta y luego me daré un baño.
3.- Paralelamente al Jarbe escrito en El Comarcal, se sucedía el Jarbe hablado en Radio Calamocha, donde una de sus frases favoritas era: “Yo por mi pueblo…mato” Parafraseando a Doña Belen Esteban, Reina del Pueblo, asidua del mundo de corazón quien solía decir lo mismo, al respecto de su hija cuyo padre, Jesulin, el famoso torero que por esos mismos años toreo y puso patas arriba el coso calamochi.
4.- Arapahoe. Tribu india, lo sabe y lo sabemos por las películas de indios y vaqueros, que vimos los sábados por la tarde cuando la tele era en color y de una sola cadena, ahora ya nadie lo sabe.
5.- Manada de tejones. Gochos de dos patas, personas, simples calamochinos de a pie
6.- Nivel didáctico cero, y con esto y un pan de pitera…


A tiempo


A tiempo
N. º387 marzo 2014

En pocas semanas las calles calamochinas volverán a llenarse de penitentes, de pasos, de sonidos, de vivencias y de orgullo. Vuelve como cada primavera la Semana Santa, la misma y renovada a la que hace treinta y cinco años todos, como en Fuenteovejuna, decidimos involucrarnos y apoyar.

En su espectacular transformación, se abrieron y nació una nueva cofradía, los pasos se mostraron con nuevos brillos, se compraron imágenes, se crearon cinco bandas, y el efecto Calamocha contagió a toda la comarca. Y todo este pueblo se sintió orgulloso con el tirón logrado, y con sus casi novecientos cofrades, que constituyen todo un fenómeno de participación digno de estudio.

Los últimos años están afectando a la participación de los cofrades y por añadidura peligra todo lo logrado. ¿Crisis de fe? ¿Continuismo? Son los primeros argumentos que se invocan apenas haces preguntas.

Y te quedas perplejo con la argumentación del cofrade que se auto-excluye de la Semana Santa de su Pueblo (1) pero que celebra el santoral católico al completo.

Comenzando con una buena sudada bailándole a San Roque, yendo a Santa Bárbara el día de antes a coger sitio, celebrando navidades y todas fiestas religiosas que se tercien salpimentándolo y sin hacer ascos a todo el catálogo sacramental de que dispone la Iglesia Católica.

Nada más lejos de mi intención enjuiciar a nadie, porque ese menester es más propio de San Pedro, aquí lo que intento es que en vez de rebuscar escusas, confunde menos, es más sencillo y vale más decir "lo mío es perrería" o "el sofá de casa me mola más".

Y otro tanto pasa con el siempre es igual, pues claro que sí, lo mismo que las mentadas navidades o fiestas patronales que también se repiten año tras año, sin o con mínimas novedades.

Preocupa (2) y mucho en las direcciones de las cofradías este pasotismo que nos lleva al abismo y que se soluciona con la "medicina" del compromiso y participación del cofrade, que tiene en su mano mantener lo conseguido o dejarlo perder.

Los responsables han dedicado muchas horas al asunto. Han vuelto a pedir colaboración como entonces y quien más quien menos les ha tendido la mano. El Ayuntamiento y Comarca con un atisbo de ayuda económica, pequeña, pero ayuda, al fin y al cabo. Algunos comerciantes harán lo propio ambientando sus escaparates y del mismo modo la mayoría de pastelerías y hosteleros que van a sorprendernos con novedosos productos.

Un marchamo de identidad propio es otro de los retos que se plantean. (3) Se quiere volver al silencio clamoroso en las procesiones donde lo único que se oía era el roce del zapato. Lograr el silencio es todo un reto y más aquí que vamos buscando el momento y lugar menos adecuado para la cháchara.

Quizás estemos en la situación justa de una nueva refundación “semanasantera” (4) dónde las nuevas generaciones insuflen nuevos aires y ojalá que esta preocupación transformada ya en movimiento sea capaz de poner el antídoto a tiempo.

Notas:
1.-Pueblo. Con mayúsculas. Un respeto para todo lo que sea Calamocha
2.- La Semana Santa de Calamocha, como asignatura pendiente, vuelve a sus escritos.
3.- Otro de los muchos imposibles que persigue el autor, pues sabido es que dos calamochinos juntos no pueden estar callados.
4.- Refundación a fecha de hoy, mayo del 2017 pendiente y sin visos de verla hecha realidad. Utopía

Gaviones


Gaviones
N.º 386 marzo 2014

Va para tres años que el Paseo del Bosque fue cerrado a la circulación rodada a consecuencia de los desperfectos producidos por una fuga de riego en la finca de al lado, que justamente incidía en la curva del río entre los puentes del Molino y el Ratero.

Conociendo el percal calamochí nadie apostaba por la inminente reparación, pero lo grave es que ya han pasado mil días y aquello va a más con las últimas lluvias.

Con la tardanza algo bueno hemos sacado y es que después de tanto tiempo nadie protesta por el corte de circulación y aquello tiene todos los visos de quedarse peatonal para cutio (1) y comodidad del paseante. Siempre y cuando la Corporación se digne pasar por allí a ver el desaguisado, tome cartas en el asunto y suelte justo en la curva unos gaviones (2) si quiere mantener el paseo entero, porque a la marcha que llevamos el río va a tragarse la curva.

Estamos de acuerdo que aquello no lo ven tantos votantes como el recorrido de la procesión de San Roque pero con una inversión mínima y poniendo seis farolas de pared de las baratas y con reloj nocturno para que no gasten, cuatro papeleras y otros tantos bancos (o que lleven los del Paseo San Roque que no se sienta nadie), aquello dejaría de ser la boca del lobo recuperando un espacio para la ciudadanía muy de agradecer en las calurosas noches de verano.

Las luces rojas de alarma se han encendido con el cajero (3) de la curva y hay que actuar sin dilación. El ornato del camino puede esperar pero a ver si las próximas candidaturas lo incluyen en programa también sin dilación.
Y sin marcharnos del romántico rincón del Puente Romano tenemos allí mismo "la joya de la corona" el conocido como Molino de Afuera, o mejor dicho lo que queda de él para sonrojo de propios y visitantes.                                   
He visto a convecinos, y a mí también me ha tocado, dar explicaciones hasta donde se pueden dar a esos turistas que sobre todo los fines de semana  y retratera en ristre (4)  llegan hasta nuestro emblemático Puente y preguntan por aquellas ruinas que lejos de ser las de Pompeya llevan dando penosa imagen la friolera de casi treinta años (tres décadas).(5) 

Ante tanta pasividad que a todos nos afecta y dice de nosotros lo que no querríamos, y mientras vuelve a ser reconstruido según las fotos que del Molino se conservan, debe actuar la Corporación con los medios e instrumentos que el Estado le otorga.

Pero la autoridad se diluye cuando no se predica con el ejemplo. Pues en el mismo entorno, al señalizado Lavadero de Lanas le han quitado las hierbas recientemente pero sigue en un estado lamentable, y la prestigiosa asociación Hispania Nostra que preside la Reina Sofía nos sigue manteniendo después de dos años y pico en la lista roja del abandono.
Ya tocan los Lavaderos, aunque lo inminente es la curva que espera como agua de mayo unos cuantos gaviones.

Notas:
1.-Cutio. Para cutio, para siempre ( 1. loc. adv. desus. De continuo, de asiento. U. c. dialect.387    A tiempo RAE )
2.- Gavión. 2. m. Cilindro de grandes dimensiones, tejido de mimbres o ramas, relleno de tierra o piedra usado en obras hidráulicas.RAE
3.- Cajero. 4. m. En acequias o canales, parte de talud comprendida entre el nivel ordinario del agua y la superficie del terreno. RAE Muy calamochino
4.- Retratera en ristre. Cámara de fotos en mano. Si el autor lo escribe, no lo inventa, antes lo ha oído en boca de algún calamochino que ya probablemente tenga plaza fija en la Cañadilla.
5.- Prácticamente un tercio de siglo.

Acequias


Acequias
N.º 385 febrero 2014

Cuando Dios hizo el Mundo se fijó en Calamocha, (1) dotándola de un precioso río que llamamos Jiloca el cual durante siglos nos ha dado de comer y en cuyas riberas en su recorrido urbano los calamochinos pusimos nuestro primer polígono industrial aprovechando la fuerza motriz de sus aguas y es allí donde nos quedan los restos hidráulicos más interesantes de toda la provincia.

En agradecimiento, los aquí moradores lo hemos usado de cloaca, ha sido sometido a nuestro maltrato y lo peor de todo, le hemos pagado con nuestra indiferencia, dándole la espalda.  ¡Que tristeza!, cuántos pueblos "matarían" por tener al menos un riachuelo.

En nuestra dejadez, nos acompaña la CHE, Confederación Hidrográfica del Ebro de quien dependemos. Con ellos no hemos tenido suerte, y como decía Don Sabino (2), "ni están ni se les espera". Y me voy a las acequias dejando el río para retomarlo en otro momento.

Por decirlo de una forma dulce, es de vergüenza, lo que aquí pasa con las acequias mayores El Cubo y Las Monjas y todas las arterias que llevan vida a nuestros campos. Su penoso estado es ya clamor en la población que pide ya sin ningún pudor una actuación.

Desde que tenemos memoria no recuerda nadie abandono semejante. Hemos llegado a ver cortar el agua en la angina (3) de las Monjas volcando una carretada de tierra en pleno cauce. Chapas metálicas (que aún pueden verse) y lo inimaginable en estos tiempos que usan para desvío del agua, y que son más propios de la subcultura y del medievo.

En plena canícula estival cuando la sequía es más acuciante, el Camino de los Pardos es un barrizal y no es el único. Desde los tiempos del Califato de Córdoba no se han debido hacer reformas en las acequias a juzgar por el estado de las mismas.

Los del Bajo Jiloca, que no pueden regar por falta de agua, deben estar subiéndose por las barderas (4) cuando nos vean cómo hacemos burla y abandono con tan preciado líquido. Otro tanto pensarán los de aguas arriba que, aunque tienen el mismo río, tienen que pagar sus buenos dineros.
En los tiempos que corren no puede consentirse que esté pasando esto. Y ante tamaña dejadez, o ahora se ponen soluciones o estamos abocados a otra crisis, en este caso del agua, rompiendo la norma con lo que siempre hemos tenido gratis y abundante.

El señor Alcalde es el primero que debe mover ficha, la pelota la tiene no en el edificio consistorial, más bien en el dintel de la puerta del despacho. Tiene el poder y el mandato recibido de los calamochinos, y le toca actuar, a las buenas o por decreto.

Notas:
1.-Es de sobras conocido por todos, que nadie sabe tanto ni quiere tanto a su pueblo como el autor
2.- El autor se refiere a Don Sabino Fernandez Campo, Secretario General de la Casa del Rey Don Juan Carlos I y su célebre frase a propósito de los acontecimientos del golpe de Estado del 23 de febrero de 1981, al ser preguntado por el General José Juste en torno al General Alfonso Armada y si este, estaba o no en Palacio como presunto cabecilla del mismo.
3.- Ni idea. Habrá que preguntarle, tal vez sea una errata. Por cierto, menudo párrafo, no entiendo nada, el autor, estaría haciendo, dos cosas a la vez. Tal vez, escribir y pensar. En cualquier caso, escribe sobre uno de los temas que más le duelen. El rio.
4.- Bardera En Calamocha, tejado de leña, donde solían guardarse los sarmientos de la viña dando sombra en los corrales. (f. Nube pegada a los montes. RAE)

Soñar

Soñar N.º 392 junio 2014 Acaban de adjudicarse las obras del vial de acceso al antiguo Aeródromo calamochino donde está proyectado un...