Windows


Windows
N.º 378 noviembre 2013

Hace unas fechas Diario de Teruel en primera página y con fotos en páginas interiores daba el notición del indulto por parte del consistorio capitalino, librando del polvo y la desidia a 100 farolas de sus calles, que mira por donde, comentaban que tras la limpieza, hasta las bombillas alumbraban más.

Esta hazaña tratada con excepcionalidad, cuando debiera formar parte del día a día, destapó el frasco de las esencias de los turolenses que se despacharon a gusto, poniendo a las redes sociales a echar humo.

Es bien cierto que en todos sitios cuecen habas, pero no me importaría que mi pueblo, la capital del Jiloca, saliera hasta en el NO-DO si con ello poníamos al menos los cristales de las farolas rotas, porque de otro modo vamos a perder hasta eso de "capital” comarcal.

Aquí lamentablemente hay tajo vayas por donde vayas, desde el tema solares que va para largo; las parábolas de TV que campean por balcones y ventanas sin una normativa municipal; las acequias urbanas que son una guarrada; los restos de altavoces y cables de la antigua "Voz Publica" que hace 25 años que no se usa y cuelgan de las fachadas; la entrada al pueblo por el polígono agroalimentario cuyas calles deberían estar como los suelos de un quirófano; y  una interminable lista de focos de urgente atención.

Con lo que llevamos recorrido y a estas alturas de la vida, creo estar libre de sospecha de mi amor por este pueblecico. Aquí tengo todo mi patrimonio y todo lo que más quiero. La corporación municipal, desde el primero al último, con su actitud es infinitamente más letal.

Mi intención es otra, estoy diciendo que sin necesidad de desmesuras ni desvíos presupuestarios se acometa sin dilación el tema imagen, pues de otro modo llevamos camino de asemejarnos a cualquier suburbio de ciudad.

Mas entrega de los ediles, ir cerrando frentes y ventanas, es lo que la ciudadanía está demandando. No se puede consentir que nuestra TV dedique 50 minutos en su último programa de Queremos Saber. La ciudadanía pregunta, porque está hasta la tufa (1).

Para acabar pongo un ejemplo sobre la optimización de recursos.  Por mi calle pasa sin día fijo la barredora, eso sí, con las escobas a todo trapo y el piloto ámbar funcionando. Hay coches aparcados a izquierda y derecha (si nos dijeran día, los vecinos los quitaríamos), pues bien, la barredora ni se molesta, pasa por medio de la calle haciendo el paseíllo a toda velocidad igual que si fuera a apagar un fuego. Es un visto y no visto que no me da tiempo a salir a la calle y aplaudirle.

Notas:
1.-Tufa. Estar hasta la tufa. Estar hasta las narices. Péinate la tufa (flequillo o tupe). Termino muy calamochino

Más vale tarde


Más vale tarde
N. º 377 noviembre 2013

El pasado octubre será un mes para recordar con agrado. El milagro se ha producido gracias a nuestra Diputación Turolense con su Plan de Empleo Provincial.

En un visto y no visto, y en tan solo dos días, las brigadas municipales nos han despejado de vegetación las riberas calamochinas, desde la Fuente del Bosque hasta la antigua Fábrica De Mantas. Adiós pues a los machetes amazónicos que quien más y quien menos llevaba al cinto en su deambular por aquellos lares, a fin de abrirse camino entre la vegetación, evitando que alguna rama te sacara un ojo.

Adiós también a todo un repertorio de improperios que hemos escuchado durante el verano a los viandantes que por allí pasaban y que no se resistían a expresar su motivo de calentón.

Posiblemente la falta de personal, la coincidencia del acicalado de cementerios para el día de Todos los Santos o vaya usted a saber nos han dejado las orillas jiloqueñas con una sensación de inacabado. De quiero y no puedo; de corre y no pares, que me esperan en otro lado, dejando el tajo en una situación recomendable para volver y rematar la faena.

La escasez de medios y las prisas conque se ha operado dejan al descubierto no pocas deficiencias. No se puede ir a alinear unas budleias (1) poco menos que con motosierra, ni cortar a ras de tierra las parras en la tapia de los lavaderos de lana que suavizaban la imagen de una pared desnuda con una estampa de Toscana italiana.

Nuestras desproporcionadas budleias habrá que podarlas este invierno a un palmo del suelo para que broten vigorosas en primavera, mostrándose floridas y espectaculares el próximo verano. Las parras que han pasado a mejor vida deberian haber estado sujetas a la pared y no arrastrando por los suelos; pero claro, muerto el perro se acabó la rabia; ahora como ya no están, pues menos faena.

No podemos vivir de espaldas a nuestro río. A Calamocha le toco la lotería con nuestro Jiloca, ¡cuántos pueblos suspirarían por un río así! Pasear por sus riberas salpicadas de nogueras, moras, granados etc.  Es un verdadero lujo y una llamada a la reflexión colectiva.

Los calamochinos de hoy hemos de creer y apostar por semejante potencial porque entre otras cosas seremos los primeros en disfrutarlo. A poco que hagamos, la naturaleza se encargará de poner el resto.

En poco estaremos en invierno, una época también bonita y cargada de esperanza. Es el momento de limpiar nuestras riberas, de podar lo muerto, de aliviar los enmarañamientos y zarzales. ¡Pues manos a la obra ya!, que no nos pille el toro.

Un último mensaje para los moradores de la Casa Lugar (2): en cuanto puedan retiren al inquilino de reciente aparición en el Parque (3), porque creo que no es el lugar más adecuado para un poste de la luz.

Notas:
1.- Budleias Arbustos ornamentales. ¡Lo que no sepa Blasco!
2.-Casa Lugar. Ayuntamiento
3.- Parque. Se refiere al parque de la Huerta Grande denominado Rafael Angulo, más conocido como “el de los patos”, obra cumbre de anteriores ayuntamientos.

Así, no


Así, no

N.º 376 octubre 2013

Una tarde de septiembre de 1979, el entonces casi centenario Baile de San Roque viajaba fuera de nuestra localidad para representarse por primera vez en su historia a la sombra de la torre de San Martín, en la atiborrada (1) Plaza de Pérez Prado de la Capital turolense.

Se celebraban las Fiestas del Jamón, dedicando una de las jornadas a lo que se llamó Día de las Raíces Históricas, convocando para la efeméride lo más genuino de las tradiciones provinciales: Tambores del Bajo Aragón, Danzantes de Alcalá de la Selva, etcétera.

Feliciano Sánchez Villuendas (q.e.p.d.) era el concejal de cultura del Consistorio Calamochino y el encargado de solucionar ese marrón convenciendo no pocas reticencias. La docena de bailadores que pudo reclutar y que siguen viviendo en nuestro pueblo recordarán con inmenso agrado lo acontecido aquel día.

Los ensayos previos en el polideportivo dieron su fruto. Sobre el escenario la imponente Banda de Música de Teruel que cuadruplicaba en número a los bailadores, y miles de ojos siguiendo la sincronía de los pasos obedeciendo a la música, reforzando con el acompasado toque de las  castañuelas. Era la excelencia.

Fueron cinco minutos de indescriptible emoción. Cuando el Director Don José Martínez Gil paró la música en el toque rápido que fue alargado intencionadamente, la gente salto de sus asientos en un aplauso atronador. Yo como espectador pensé tocar el cielo, fue una sensación de felicidad y emoción que jamás he vuelto a sentir.

Los Pilares de este año 2013 (2) dejan una imagen que puede consultarse en las redes sociales y en los enlaces de la Televisión local.

Para ese viaje, mejor quedarse en casa. No se puede consentir mostrar cómo se ha hecho lo más genuino de TODOS los calamochinos por las calles más céntricas de Zaragoza, y menos ahora que se han reconocido las fiestas de agosto de Interés Turístico.

Mi gratitud a las dos parejas de bailadores que intentaron salvar los muebles


Notas:
1.- Atiborrada 2. tr. Henchir con exceso algo, llenarlo forzando su capacidad. RAE
2.- Los Pilares de este año. Hace alusión el autor a la ofrenda a la Virgen del Pilar en la que suele participar Calamocha, y en la que es tradición bailar sin ton ni son de cualquier manera, camino de la Plaza del Pilar

COMO LA VACA DE ROQUE

Jarbe inédito Septiembre de 2013

Con la marcha del verano, también se nos va una oportunidad de hacer caja y promocionarnos.

Todos hemos visto y especialmente los dueños de establecimientos estratégicamente situados a un constante goteo de visitantes deambulando por nuestras calles, cámara fotográfica en ristre y mas sueltos y extraviados que "la vaca de Roque".

Todo ese potencial desperdiciado hay que reconducirlo. Me he manifestado muchas veces diciendo que Calamocha tiene poder (como la rumba catalana), o Calamocha no es Toledo.....pero se le aproxima.

Bromas aparte, sigo en el mismo convencimiento que ya manifesté en tiempo de los godos, con aquel humilde eslogan de mi invención "Calamocha, conocerte para quererte" y que en el pasar del tiempo fue defenestrado por el todopoderoso "Calamocha es jamón" en el que se invirtieron miles de euros y contaba con el marchamo y apoyo institucional.

Cuando te comulga el chico o la chica, pintas la casa y hasta pones cortinas nuevas porque vendrán visitas. Algo así hemos de hacer en nuestro pueblo, que dicho sea de paso es feo de narices, pero es el nuestro y no lo cambiamos por nada. Dicen los mayores "viste un palico y verás que majico" y dicen bien porque si todos nos pusiéramos a la tarea (digo todos) otro gallo nos cantaría.

De vuelta de las vacaciones traemos en la retina la visión de pueblos cuidados y limpios; el nuestro también puede serlo si nos lo proponemos. Sin salir de la provincia, tenemos el Maestrazgo que nos lleva tres décadas de ventaja y donde un plástico  es difícil verlo por los suelos.



Imaginemos y solo por poner un ejemplo la calle Desvío (la carretera), convertida en autentica rosaleda que entrarían a verla los que van por la autovía. Lo de ahora es de pena, no se ni como se atreven a echar flores los descuidados rosales, compitiendo entre hierbajos y basura, sin nadie que los pode, los abone o los riegue. Si los servicios municipales no llegan, ¿por que no irrumpe la iniciativa privada con la saludable tarea de atender los tres rosales de su frontispicio?.

A nuestra Corporación (que ya les vale),  les encomendaremos la fuente de la Plaza de España. Allí han tenido hasta víspera de  fiestas un cosechón de morros de tocino  a revueltas de las plantas ornamentales y ni se han enterado pasando a un metro del lugar y si lo han visto,  y no han actuado, pues peor porque motivos dan para estrangularlos allí mismo.

Bueno, a lo que estamos que me estoy calentando. Tema turismo, a considerar, (no es la solución, pero todo ayuda). Chavales que habéis terminado la carrera de Turismo, debutar aquí mientras buscáis mejor destino y fichar por mi "peña" que se llama "La voz de san Juan Bautista", y os ganareis el Cielo.


Wi-Fi Mon amour


Wi-Fi Mon amour
N. º 375 octubre 2013

Tenemos a unos metros de casa, y por si alguien lo dudaba, la prueba palmaria de atracción irresistible de las nuevas tecnologías frente a los libros.

Nuestra puntera Biblioteca Municipal, actualmente sometida en sus dotaciones, espero, por poco tiempo, a una dieta de ayuno y abstinencia; Cuenta entre sus atractivos con el sistema Wi-Fi, para deleite de los amantes de las nuevas tecnologías, provocando una atracción irresistible en un grupo de adolescentes calamochinos de nuevo cuño y de algún aborigen que se les acerca.

Como poner puertas a las ondas hercianas es muy difícil, no es necesario entrar a la Biblioteca para que Emilio Benedicto, bibliotecario, los controle. Se quedan en el porche al sol otoñal dándole un calentón a las consolas y smartphones mientras dejan por los suelos una rastrina (1) de pipas y chuches (2) igualico que los tocinos que donde comen allí dejan la gamella (3).

Lo peor viene los fines de semana cuando la Biblioteca está cerrada y, al grito de "a las barricadas", saltan la pequeña valla, se acomodan en el porche y vuelta al dale que te pego de sus smartphones, y como si de un botellón (4) en toda regla se tratara, dejan sobre el verdín toda suerte de desperdicios botes, botellas envoltorios etc. que para eso es fiesta.

A diez metros tienen unas flamantes papeleras que están esperando recibir los desperdicios. Pero estos chicos deben pensar ¿y si me canso dando diez pasos hasta la papelera? ¿y si me ven mis colegas obrando como persona civilizada?

Pero yo, que en mis 60 tacos (5) no recuerdo haber tirado ni un confeti en el sacrosanto suelo de mi Calamocha, analizo la trazabilidad del pardal (6) y acierto.

Hace tres fines de semana que se desconecta el sistema y siguen concentrándose en la puerta de la Biblioteca, sigo sin creerme que vayan a pillar vez para entrar los primeros el lunes. Me inclino más por el careo (7) y efecto rebufo de las ondas “Wi-Feras”.

Los hielos de nuestro pueblo están a la vuelta de la esquina, pero no dudo que nuestros ediles están que no duermen pensando en estas criaturas, e intentarán en breve demostrarles que hay más mundo tras las videoconsolas.

Notas
  1. Rastrina 3. m. Vestigio, señal o indicio de un acontecimiento. RAE (RASTRO)
  2. Chuches. La palabra chuches no está registrada en el Diccionario. La entrada que se muestra a continuación podría estar relacionada:
chuchar  RAE A veces el diccionario te sorprende y de que manera, chuches, caramelos, gominolas, dulces. Si el lector se quiere sorprender aún más, ruego busque Chuchar en el diccionario.
  1. Gamella 1. f. Artesa que sirve para dar de comer y beber a los animales, fregar, lavar, etc. RAE Localmente la “gamella” de matar el tocino, de masar el yeso.
  2. Botellón. 1. m. coloq. Esp. Reunión al aire libre de jóvenes, ruidosa y generalmente nocturna, en la que se consumen en abundancia bebidas alcohólicas. RAE
  3. Tacos 27. m. pl. coloq. Años de edad. Tiene veinte tacos. RAE
  4. Pardal 1. adj. desus. Dicho de una persona: Aldeana; por vestir los aldeanos habitualmente de pardo.
3. m. Gorrión (Pájaro muy abundante en España).
6. m. coloq. Hombre bellaco, astuto. RAE
Y en Calamocha, “menudo pardal está hecho”
  1. Careo 4. m. Sal. Conversación, charla, holgorio. Localmente estar de careo, pleitear. RAE

¡Libertad, nunca hay bastante!


12 de octubre, -Domingo. En las reuniones de amigos de Palafrugell o simplemente de conocidos o de enemigos- en las reuniones de amigos siempre hay personas que no os pueden ver- hay una libertad de juicio y de palabra prácticamente total. En la Peña del Ateneo pasa lo mismo. Es casi seguro que todas o casi todas las tertulias de Barcelona tienen esta característica.
 
Me he preguntado muchas veces si esta libertad puede durar, si no es excesiva. ¡Libertad, nunca hay bastante! - dice o escribe cierta gente. Es una opinión falsa. Que todo el mundo piense como quiera individualmente. Sociablemente hablando, la libertad ha de tener un límite. Dudo que esta libertad de hoy pueda durar. El hablar no tiene freno. Se habla hoy de cualquier cuestión con una absoluta procacidad -así, adivina quién te dio. No queda nada por vendimiar. Todo queda supeditado a la gracia momentánea.
El cuaderno gris
JOSEP PLA
 
Serie Otros Jarbes

CALAMOCHA. Leerte para quererte (1)

Prólogo a Los días del Jarbe

Gochos, molondros, mindundis, bocachanclas, bebe charcos y muchos más seres, entre ellos, los más, personajes sin nombres, pues el autor, panadero antes que fraile, no hará leña del árbol caído o por caer, eso sí, unos pocos personajes, tal vez los elegidos, aparecerán con nombres y apellidos, porque quizás deban pasar a la efímera posteridad del presente y ser recordados. Todos ellos conformaran el Universo Calamochi bañado por el Jiloca, de unos años ya pasados, no necesariamente mejores a los actuales. Protagonistas, tiempo y lugar, de una tierra mítica, Calamocha centro del Mundo, más allá de España.

Escrito en un lenguaje hablado, a veces pasado a papel a mata caballo con la premura que debe dar el tener que mandar a la imprenta un artículo, un Jarbe (2) cada dos semanas, otras pausadamente escrito, unas veces más meditado, otras menos, pero en cualquier caso, casi siempre acertado en todo, y ¡cuán difícil debe ser escribir tanto! de tan poca cosa como es Calamocha, su autor me perdone, dominando el español, por momentos sencillo, por instantes maravilloso e incluso florido, como si hubiese nacido en América, salpicado de palabras unas olvidadas, otras oídas a quienes nos precedieron y otras formando parte de lo que podemos llamar “blasquismos”, que hubieran hecho las delicias de Doña Maria Moliner, a pesar de haber utilizado en todo momento a la hora de la lectura el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española como referencia.

La obra presente recorre el periodo que va entre los últimos días de una legislatura eterna, aquella que da fin a una mayoría de años y años, encadenando legislaturas y el comienzo de una nueva, una puerta a la esperanza al llegar la alternancia al poder. Calamocha recorre el camino y llega a lo que parece ser un buen puerto, esa España en pequeñito, la “city” lo consigue, gobernaran las personas por encima de los partidos, se convertirá en un ejemplo a seguir, pero España, el Mundo, tendrá que esperar, y Calamocha más tarde, tal vez también, pues resulta todo tan efímero… y el autor, creyendo en vano “solucionado lo de su pueblo”, cual Quijote del Jiloca se lanzara a conquistar España, arreglar el Mundo. Aunque siempre le quede en el tintero, San Roque, Semana Santa…eternamente por arreglar



El lector habrá leído todo lo escrito años atrás, y ahora tendrá la ocasión de hacerlo, como una experiencia vital, como si de una novela de misterio se tratase, o mejor una comedia, puro entretenimiento, los artículos se encadenan y conforman un todo, tras unos primeros comienzos, donde el autor encuentra el camino, llegan unas páginas magistrales que darán paso al periodo dorado del Jarbe, cuando irrumpe la esperanza… y comienza entonces, tal vez, el autor, ósea Calamocha, a ver el final, en una serie de últimos Jarbes dulces, llenos de recuerdos que quizás marcan el camino a seguir en el futuro de haber una segunda parte, lejos ya de los caprichos de la política.

Fue Jon Lauko, (Francisco Rubio) quien tiempo atrás le habló y le metió los pardales en la cabeza, o lo que es lo mismo, la idea de recopilar y publicar los Jarbes como una obra siempre incompleta, como un reflejo de la vida en Calamocha. Cuando el autor me hizo partícipe de la idea, yo pensé, ¡por San Roque y la Virgen Don Jesús no nos martirice más”, ¡Santo Cristo el Arrabal, cuanta vanidad por su parte! ¿Quién va a querer volver a leerle?

Finalmente, Mari Carmen Layunta le mostro el camino a seguir con las encuadernaciones que hace en clase para sus alumnos cada curso. De modo que me temo, asistimos al principio de algo grande. “Para una trilogía, de cinco o seis publicaciones, material de recortes, cada verano puedo hacer un libro” Se atrevió a comentarme en la intimidad de una video llamada de Skype.

Me equivoque, Jon Lauko tenía razón, y Don Jesús Blasco López, una vez más, también, leerlos de nuevo ha sido un placer inmenso, lo escrito es Calamocha, su diario, y nosotros los protagonistas, vivamos o no allí.

De acuerdo con el autor, aparecen llamadas a pie de Jarbe, unas veces, situando al lector, otras como notas de humor, y otras apelando al diccionario… de modo que el entretenimiento muy probablemente este asegurado, sin ninguna pretensión intelectual, tan solo, dado lo visionario del autor, facilitando la lectura al Calamochino del futuro, que un buen día se acercara a la obra de Don Jesús Blasco López, con la certeza de estar ante algo grande, ante la verdad, ante Calamocha. Mientras incrédulo se preguntará por qué sus contemporáneos no se preocuparon de guardar su legado.

JESUS LECHON MELENDEZ


NOTAS:
1. Calamocha, conocerte para quererte. Frase popularizada por Jesús Blasco en los ochenta del pasado siglo, tanto como reclamo publicitario como toque de atención de cara a su dormida población.
2. JARBE Azarbe (Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española) Del ár. hisp. assárb, y este del ár. clás. sarab.1. m. Cauce adónde van a parar por las azarbetas los sobrantes o filtraciones de los riegos.
En Calamocha:Originalmente 1.- Salir a Jarbe, acudir a un lugar determinado al ponerse el sol para pedir el agua de riego.  2.- Echar un Jarbe. Beber. 3.- Desde unos años atrás, y gracias a Jesús Blasco el Jarbe se ha convertido en sinónimo de echar la bulla, de hacer público algo, con el fin de que, por lo habitual, la autoridad, tome nota y haga lo que se le dice.

Y Blasco por fin pudo hablar de su libro...

PRESENTACION
Los días del Jarbe. La vida en Calamocha (2013-2016)
Jesús Blasco López
Casino de Calamocha, 14 de agosto de 2017

VIVIR PARA CONTARLA

Muy buenas noches a todos:

A menudo Don Jesus me cuenta cosas, muchas cosas, toda clase de cosas… pero esto no lo cuentes aún, me dice. Pero ten en cuenta que todo se debe saber.

Y me habla convencido de que yo viviré para contarlo, que un día se marchara al lugar donde descansan los mejores calamochinos y yo, deberé contar aquello que el en vida callo.

Pero yo le advierto que mi memoria hoy no tiene nada que ver con la de mi infancia, que todo se me olvida, que contarme cualquier cosa, es hacerlo en vano… Que yo tan solo de mayor, quiero ser como él.

Así que tal vez sea por una parte yo el culpable de todo esto del libro, la poca confianza que le inspiro, y por otra parte sus enormes ganas de vivir y cambiar el mundo, comenzando por Calamocha, y sean estas las razones que le hayan llevado a iniciar su labor como escritor a esta altura de su vida.  

El acabose

Dejar constancia de su paso por el mundo, por España, por Calamocha, empezar a despedirse en la flor de la vida, con el camino a mitad de andar, con el pan de pitera y la bota de vino recio a medio acabar.

Recuerdo, las cosas como son, que siendo yo un niño, Don Jesús Blasco ya era una persona mayor, y la casi única, que escribía sobre mi tema preferido: Calamocha…y eso me fascinaba, y aun lo sigue haciendo, más hablando que escribiendo, pero lo sigue haciendo: Calamocha, Calamocha, Calamocha y él aprovechaba cada oportunidad que le daban, un programa de fiestas, un acto cualquiera, un folleto de vete a saber qué, para escribir, para contar, para divulgar, lo último que había aprendido de su pueblo, Calamocha, derrochando cariño a raudales por este su pueblo, por esta su gente… y escribía en el Diario de Teruel, en cuya hemeroteca duerme el sueño de los justos parte de su ingente obra. ¡Si estos de la capital, supiesen lo que tienen! Y lo que por ello estaríamos dispuestos a pagar.  

El autor no necesita presentación, baste su nombre Don Jesús Blasco López, como sinónimo de Calamocha para presentarlo:  Y de él dos cosas ciertas por encima de todas las demás, la una que a Don Jesús ni lo trajo la cigüeña ni llego de Paris, si no que llegó de oriente y fueron los Reyes Magos quienes decidieron dejarlo aquí. Tuvimos suerte, a escasos metros de donde estamos el día de Reyes del año 1952 nació el autor. Agradecidos debemos estarles, y lo estamos, pues este mismo año, se otorgó las llaves de la Villa a Don Melchor, Gaspar y Baltasar, a quienes pudiendo haberlo dejado en cualquier otro pueblo, eligieron el nuestro, el suyo.  Y la otra cosa, no menos cierta es que esta noche al llegar a casa y acostarse nuestro autor de cabecera oirá: “¿Jesús maño eres tú? Si mama contestara él. ¿Y que tarde vienes, y donde has estado, y con quien has estado? Mira que nos tienes aquí a tu padre y a mi sin dormir y ya es de día”. Sin duda, los Reyes Magos son los padres, los Reyes Magos son calamochinos.

 El rio de la vida 

Premio Batallador local 2017 algún día cronista de la Villa de Calamocha, tal vez Hijo Predilecto, quien sabe si también algún día, Pregonero de la Semana Santa, si hasta yo lo he sido, si tal vez fuese más a misa, si, fijaros bien, no suele entrar, joven como es, algún día será, Batallador Comarcal y hasta tendrá su propio gigante, con su chándal del Decathlon…, aunque con humildad, prefiera un cabezudo sin más,  Comandante Blasco le llamaran, correr zagales correr, que ahí llega el banquero, vive dios que ni aun Don Jesús es perfecto.

Fue banquero, todo hay que decirlo, un mandao, pero banquero, columnista de ese milagro impreso que es El Comarcal, y tertuliano en Radio Calamocha, azadón en mano, y botas de regar en los pies, todos los jueves con su programa El Jarbe, cualquiera habla en la radio, hasta yo doy lecciones de cocina, el mundo se ha vuelto loco, con Calamocha a la cabeza, debió ser presidente de la Unión, cuando menos tesorero, monaguillo, lazarillo de aquel sabio cura del sombrero, el que le conto que un año hubo dos procesiones de San Roque, y se lo creyó, una cuando tocaba y otra a las puertas del invierno, eterno soñador, eterno nini, a su edad, ni estudia, ni trabaja, ni falta que le hace, vive, fundador del Centro de Estudios del Jiloca, agitador cultural, encantador de abuelas y abuelos, divulgador con mayúsculas, eterno candidato a Mantenedor de San Roque, Dichero Olvidado, Dichos que ya apenas escucha, zagal que paso su primera noche fuera de casa un 17 de diciembre de 1963 leyendo los libros parroquiales, mientras su padre se preguntaba, "¿ande estará este con el frio que hace, cuando quiera ya volverá?, menuda noche, no el sintió frio, sintió Calamocha, se enamoró de ella, de sus viejos papeles olvidados, de su historia.

Legislo, fue político, repito nadie es perfecto, ni nadie sabe tanto, dicen en Calamocha, como Jesús Blasco padre, concejal el autor en el ayuntamiento, por el CDS por la Calamocha De Siempre, mejor lo dejo, banquero, político, amigo de curas, transgresor de tradiciones, para eso están, para renovarlas, cambiarlas y que no las conozca ni la madre que las pario, eso dice y cuenta a todo aquel que quiera escucharle… No pudo ser Nazareno y se hizo cofrade del Ecce Homo, luego es no sé que de la Virgen de la Asunción, de San Antón, en Santa Barbara cuenta, aborreció el arroz, y mira que le cuesta a veces reconocer las cosas, culpa de ello a Mosén Salustiano, tiene claro que el jefe es el Santo Cristo, y ver a San Roque en el Rabal la mañana de San Roquico le quita el sueño, no para de soñar, devoto de la horchata, el farton y la cridá, las tajadas, el caño y la bulla…

Y con tal de ayudar a su pueblo, lo que haga falta, yo por mi pueblo mato dice lleno de amor, y recordar, su despida como Batallador desde lo alto del escenario del teatro calamochi cuando robo el micrófono y proclamo aquello de: Calamocha me pone.

 Y un día, eso si que lo recuerdo, me dijo, a que no sabes de dónde vengo, de los viejos, bueno del hogar, ahora que ya estoy jubilado por fin me han dejado apuntarme, no les ha quedado más remedio, en unos años, entrare a saco, seré presidente del hogar de la tercera juventud, lo pondré patas arriba. Lo tengo todo pensado.



HABLAR DE MI LIBRO…

Idea, hace unos meses: Conversación vía Skype meses atrás, …

¿Qué te parece la idea que me ronda por la cabeza? Voy a recopilar todo lo que he escrito en El Comarcal, y hacer un libro. A mis años, y no he escrito ninguno… cualquiera tiene por ahí una trilogía escrita

Fatal, le conteste, sin entusiasmo alguno. Fatal

Hombre, gracias por tu algarabía y confianza, me hace ilusión, habré plantado árboles, escrito un libro…

Y ya solo te faltara tener un hijo, no le deje acabar la frase, no quería más sorpresas. Al tiempo, que aún es joven.

No es mi idea, me dijo como escusa, pero no por lo del hijo, que parece no se descarta aún por su parte, sino por el libro, es cosa de Jon Lauko, quien dice que no debo dejar caer en saco roto el resumen de la vida en Calamocha de aquellos días

Ah y es más, pienso hacer un libro por año… esto me está gustando y mucho y tengo un fondo de armario como ya te puedes imaginar

Así que el mayor responsable de todo este maravilloso desaguisado es el autor de Barrendero Enterrador Ferroviario… quien hoy no ha podido venir, liado como esta, en sus obras…

Por dios apiádate de nosotros, pero quien te va a leer, pero quien va a leer algo que ya ha leído, y quien va a pagar por ello. Olvídalo, ni aun regalado querrá nadie un libro como este.

Tranquilo sé que andas liado, lo dejaremos para más adelante, recopilare todo y te lo pasare para que te encargues de la publicación. Y dime, que vas hacer para cenar hoy…

Y hace unas semanas:

Crecido tras el premio Batallador, me dijo, mira en el correo, ya lo tienes todo, adelante con el libro, tiene que estar para San Roque, nada, todo a escape, lee, mira las faltas, entra en http://www.imprimirmilibro.es/ que es donde Mari Carmen, la Señora de Campos imprime las cosas de clase sigue las instrucciones, y adelante porque el archivo que me han pasado desde El Comarcal yo no puedo abrirlo, mi ordenador, no me deja hacer modificación alguna, no se que le pasa pero… todo tuyo. Ahora que tus niñas ya no tienen cole, no tendrás nada que hacer por las tardes…

No toques nada me repetía, todo han sido prisas y ordenes estos días, tal y como esta servirá, tal cual este todo a la imprenta, total, esto es un capricho que me va a costar dinero, y va a ser para regalar. Atento, quiero hacer la presentación para San Roque.

Por dios cuanta vanidad… quieres hacer una presentación, de un libro ya leído… un libro que vas a regalar los amigos y a los archivos y que lo único que buscas es que el Blasco del siglo XXII lo lea y te cite… Y te pongan una calle, mejor una avenida dentro de cien años

EXACTO captas la idea, Y la presentación, si no consigo engañar a nadie de renombre la harás tú y aquí estoy


EDICION CRITICA

Al final el libro es una edición crítica a más gloria del autor, de Francisco Rubio, Jon Lauko es la idea original, una primera revisión y la dirección, la impresión corrió a cargo de Mari Carmen Layunta, y una última revisión y consejos a cargo de Belkys Magaly Olmos, todo, sobre la base de los artículos publicados por el autor en El Comarcal, artículos, que ni si quiera guardo, artículos, por tanto, que para él en un principio no debían ser gran cosa.

Con los artículos en la mano, comencé a leerlos de nuevo, y prácticamente de un tirón hice una primera lectura y pensé, Jon Lauko tenía razón, merece la pena publicarlos a mayor gloria del Batallador.

Pero publicar por publicar, por vanidad, por dejar constancia, no tiene mucho sentido, habiendo una presentación de por medio, y queriendo vender el libro. Había que pensar algo. “Para esto yo no tengo amigos, el que quiera que pase por caja” Repetía una y otra vez, conforme avanzaba la idea y el autor se crecía, pero no les van a vender algo que ya han comprado, un libro que ya han leído.

Y como lo presento, y como lo vendo… a él no le preocupaba pero a mi si.

Y tras la primera lectura, comencé una segunda con la idea de hacer una Edición Crítica de la obra periodística de Don Jesús De Blasco Y López

Leí los artículos y puse notas a pie de página sin contar con el visto bueno del autor y temiendo que una vez lo leyese me mandase a Luco. Pero quedo encantando. E inmediatamente pensó en doblar el número de ejemplares de la edición y por supuesto su precio. Y sacarse así los euros del bono de las fiestas. Doblo el número y el precio, se sinceró, porque tú tienes mucho tirón, y la gente comprara mi libro por leerte. JESUS BLASCO EN MAYUSCULAS

De modo que en libro se puede encontrar lo siguiente

La vida en Calamocha entre los años 2013 y 2016, lo cual no es poco, de principio a fin el libro, con o sin notas engancha, los artículos lejos de ser cada uno de su padre y de su madre, son Calamocha, cuando no España y cuando no el mundo con capital en la Villa, pues el Jarbe local se le quedará pequeño y el autor, cual Quijote saldrá a conquistar España y el Mundo. El resultado es sorprendente muy ameno y sabe a poco, no se puede decir más sin mentir, lo cual no es poco.

Forman los artículos un continuo en el espacio y en el tiempo, también en cuanto a los personajes protagonistas, y lees uno y otro, y piensas y como acabara la cosa, y a quien votara Don Jesús, y que nos contara, recordar que son los años del final de una legislatura y el comienzo de otra, en medio de una crisis total, donde no tardan en llegar las utopías propias y ajenas, los salvadores. Y poco a poco a sus páginas llega el recuerdo de todo lo que huela a granero, conforme su amante, Calamocha cae rendida entre unos nuevos brazos a los que decidirá dar una oportunidad.

Conforma el libro, un prólogo escrito por mí, todos los artículos que el autor público en El Comarcal con sus correspondientes notas a pie de página, para que a los calomchinos de la diáspora y del futuro les sea más fácil acercase a sus páginas, y comprender Calamocha y su lenguaje, … su rico y enorme lenguaje.

Y se cierra el libro con la definición de Jarbismo, o Blasquismo, como la ilusión por la tierra que a uno le vio nacer y el discurso que Don Jesús hizo al recibir el Premio Batallador. Calamocha Me Pone

La intención es que el libro continúe en el blog LOS DIAS DEL JARBE donde poco a poco irán apareciendo todos y cada uno de sus escritos para mayor gloria del autor y su obra, estas líneas mismo ya se pueden leer en un rincón en el que esperemos tarde o temprano vuelva el autor a escribir, cuando menos de sus recuerdos, pues hoy en parte gracias a él, a Calamocha no le faltan amantes y puede dormir tranquilo.

Y sin más, Don Jesús, por fin, nos hablara de su libro

Muchas gracias a todos

 

14 de agosto presentacion del libro "Los días del Jarbe"


 
 
INVITACIÓN

Calamochinos todos:  Si Calamocha te pone no dejes que te lo cuenten

El 14 de agosto a las 9 de la noche, te invito junto a tu familia y amigos, a la presentación, perdón por la osadía, de mi libro LOS DIAS DEL JARBE (La vida en Calamocha 2013-2016), que tendrá lugar con entrada libre en la pista de verano del Casino, donde venden unas estupendas birras y refrescos.

Cocinará la presentación el prestigioso Chef de Recetas de Calamocha, y contaremos con la actuación de dos excelentes acordeonistas del terreno.

Por lo demás se trata de vender un buen libro, a precio de coste, libro que, si no te gusta siempre podrás aprovechar para piar la mesa, encender la gloria o regalar. Sin embargo, si tienes paciencia lo lees y lo guardas, le dejaras a tu familia un tesoro de incalculable valor.

Nos vemos la tarde del lunes, pasare lista y por 10 euros, te podrás llevar el libro, con la certeza de que se agotaran, no te quedes sin él

JESÚS BLASCO LÓPEZ
 
 
 

Windows

Windows N.º 378 noviembre 2013 Hace unas fechas Diario de Teruel en primera página y con fotos en páginas interiores daba el notici...