Y Blasco por fin pudo hablar de su libro...

PRESENTACION
Los días del Jarbe. La vida en Calamocha (2013-2016)
Jesús Blasco López
Casino de Calamocha, 14 de agosto de 2017

VIVIR PARA CONTARLA

Muy buenas noches a todos:

A menudo Don Jesus me cuenta cosas, muchas cosas, toda clase de cosas… pero esto no lo cuentes aún, me dice. Pero ten en cuenta que todo se debe saber.

Y me habla convencido de que yo viviré para contarlo, que un día se marchara al lugar donde descansan los mejores calamochinos y yo, deberé contar aquello que el en vida callo.

Pero yo le advierto que mi memoria hoy no tiene nada que ver con la de mi infancia, que todo se me olvida, que contarme cualquier cosa, es hacerlo en vano… Que yo tan solo de mayor, quiero ser como él.

Así que tal vez sea por una parte yo el culpable de todo esto del libro, la poca confianza que le inspiro, y por otra parte sus enormes ganas de vivir y cambiar el mundo, comenzando por Calamocha, y sean estas las razones que le hayan llevado a iniciar su labor como escritor a esta altura de su vida.  

El acabose

Dejar constancia de su paso por el mundo, por España, por Calamocha, empezar a despedirse en la flor de la vida, con el camino a mitad de andar, con el pan de pitera y la bota de vino recio a medio acabar.

Recuerdo, las cosas como son, que siendo yo un niño, Don Jesús Blasco ya era una persona mayor, y la casi única, que escribía sobre mi tema preferido: Calamocha…y eso me fascinaba, y aun lo sigue haciendo, más hablando que escribiendo, pero lo sigue haciendo: Calamocha, Calamocha, Calamocha y él aprovechaba cada oportunidad que le daban, un programa de fiestas, un acto cualquiera, un folleto de vete a saber qué, para escribir, para contar, para divulgar, lo último que había aprendido de su pueblo, Calamocha, derrochando cariño a raudales por este su pueblo, por esta su gente… y escribía en el Diario de Teruel, en cuya hemeroteca duerme el sueño de los justos parte de su ingente obra. ¡Si estos de la capital, supiesen lo que tienen! Y lo que por ello estaríamos dispuestos a pagar.  

El autor no necesita presentación, baste su nombre Don Jesús Blasco López, como sinónimo de Calamocha para presentarlo:  Y de él dos cosas ciertas por encima de todas las demás, la una que a Don Jesús ni lo trajo la cigüeña ni llego de Paris, si no que llegó de oriente y fueron los Reyes Magos quienes decidieron dejarlo aquí. Tuvimos suerte, a escasos metros de donde estamos el día de Reyes del año 1952 nació el autor. Agradecidos debemos estarles, y lo estamos, pues este mismo año, se otorgó las llaves de la Villa a Don Melchor, Gaspar y Baltasar, a quienes pudiendo haberlo dejado en cualquier otro pueblo, eligieron el nuestro, el suyo.  Y la otra cosa, no menos cierta es que esta noche al llegar a casa y acostarse nuestro autor de cabecera oirá: “¿Jesús maño eres tú? Si mama contestara él. ¿Y que tarde vienes, y donde has estado, y con quien has estado? Mira que nos tienes aquí a tu padre y a mi sin dormir y ya es de día”. Sin duda, los Reyes Magos son los padres, los Reyes Magos son calamochinos.

 El rio de la vida 

Premio Batallador local 2017 algún día cronista de la Villa de Calamocha, tal vez Hijo Predilecto, quien sabe si también algún día, Pregonero de la Semana Santa, si hasta yo lo he sido, si tal vez fuese más a misa, si, fijaros bien, no suele entrar, joven como es, algún día será, Batallador Comarcal y hasta tendrá su propio gigante, con su chándal del Decathlon…, aunque con humildad, prefiera un cabezudo sin más,  Comandante Blasco le llamaran, correr zagales correr, que ahí llega el banquero, vive dios que ni aun Don Jesús es perfecto.

Fue banquero, todo hay que decirlo, un mandao, pero banquero, columnista de ese milagro impreso que es El Comarcal, y tertuliano en Radio Calamocha, azadón en mano, y botas de regar en los pies, todos los jueves con su programa El Jarbe, cualquiera habla en la radio, hasta yo doy lecciones de cocina, el mundo se ha vuelto loco, con Calamocha a la cabeza, debió ser presidente de la Unión, cuando menos tesorero, monaguillo, lazarillo de aquel sabio cura del sombrero, el que le conto que un año hubo dos procesiones de San Roque, y se lo creyó, una cuando tocaba y otra a las puertas del invierno, eterno soñador, eterno nini, a su edad, ni estudia, ni trabaja, ni falta que le hace, vive, fundador del Centro de Estudios del Jiloca, agitador cultural, encantador de abuelas y abuelos, divulgador con mayúsculas, eterno candidato a Mantenedor de San Roque, Dichero Olvidado, Dichos que ya apenas escucha, zagal que paso su primera noche fuera de casa un 17 de diciembre de 1963 leyendo los libros parroquiales, mientras su padre se preguntaba, "¿ande estará este con el frio que hace, cuando quiera ya volverá?, menuda noche, no el sintió frio, sintió Calamocha, se enamoró de ella, de sus viejos papeles olvidados, de su historia.

Legislo, fue político, repito nadie es perfecto, ni nadie sabe tanto, dicen en Calamocha, como Jesús Blasco padre, concejal el autor en el ayuntamiento, por el CDS por la Calamocha De Siempre, mejor lo dejo, banquero, político, amigo de curas, transgresor de tradiciones, para eso están, para renovarlas, cambiarlas y que no las conozca ni la madre que las pario, eso dice y cuenta a todo aquel que quiera escucharle… No pudo ser Nazareno y se hizo cofrade del Ecce Homo, luego es no sé que de la Virgen de la Asunción, de San Antón, en Santa Barbara cuenta, aborreció el arroz, y mira que le cuesta a veces reconocer las cosas, culpa de ello a Mosén Salustiano, tiene claro que el jefe es el Santo Cristo, y ver a San Roque en el Rabal la mañana de San Roquico le quita el sueño, no para de soñar, devoto de la horchata, el farton y la cridá, las tajadas, el caño y la bulla…

Y con tal de ayudar a su pueblo, lo que haga falta, yo por mi pueblo mato dice lleno de amor, y recordar, su despida como Batallador desde lo alto del escenario del teatro calamochi cuando robo el micrófono y proclamo aquello de: Calamocha me pone.

 Y un día, eso si que lo recuerdo, me dijo, a que no sabes de dónde vengo, de los viejos, bueno del hogar, ahora que ya estoy jubilado por fin me han dejado apuntarme, no les ha quedado más remedio, en unos años, entrare a saco, seré presidente del hogar de la tercera juventud, lo pondré patas arriba. Lo tengo todo pensado.



HABLAR DE MI LIBRO…

Idea, hace unos meses: Conversación vía Skype meses atrás, …

¿Qué te parece la idea que me ronda por la cabeza? Voy a recopilar todo lo que he escrito en El Comarcal, y hacer un libro. A mis años, y no he escrito ninguno… cualquiera tiene por ahí una trilogía escrita

Fatal, le conteste, sin entusiasmo alguno. Fatal

Hombre, gracias por tu algarabía y confianza, me hace ilusión, habré plantado árboles, escrito un libro…

Y ya solo te faltara tener un hijo, no le deje acabar la frase, no quería más sorpresas. Al tiempo, que aún es joven.

No es mi idea, me dijo como escusa, pero no por lo del hijo, que parece no se descarta aún por su parte, sino por el libro, es cosa de Jon Lauko, quien dice que no debo dejar caer en saco roto el resumen de la vida en Calamocha de aquellos días

Ah y es más, pienso hacer un libro por año… esto me está gustando y mucho y tengo un fondo de armario como ya te puedes imaginar

Así que el mayor responsable de todo este maravilloso desaguisado es el autor de Barrendero Enterrador Ferroviario… quien hoy no ha podido venir, liado como esta, en sus obras…

Por dios apiádate de nosotros, pero quien te va a leer, pero quien va a leer algo que ya ha leído, y quien va a pagar por ello. Olvídalo, ni aun regalado querrá nadie un libro como este.

Tranquilo sé que andas liado, lo dejaremos para más adelante, recopilare todo y te lo pasare para que te encargues de la publicación. Y dime, que vas hacer para cenar hoy…

Y hace unas semanas:

Crecido tras el premio Batallador, me dijo, mira en el correo, ya lo tienes todo, adelante con el libro, tiene que estar para San Roque, nada, todo a escape, lee, mira las faltas, entra en http://www.imprimirmilibro.es/ que es donde Mari Carmen, la Señora de Campos imprime las cosas de clase sigue las instrucciones, y adelante porque el archivo que me han pasado desde El Comarcal yo no puedo abrirlo, mi ordenador, no me deja hacer modificación alguna, no se que le pasa pero… todo tuyo. Ahora que tus niñas ya no tienen cole, no tendrás nada que hacer por las tardes…

No toques nada me repetía, todo han sido prisas y ordenes estos días, tal y como esta servirá, tal cual este todo a la imprenta, total, esto es un capricho que me va a costar dinero, y va a ser para regalar. Atento, quiero hacer la presentación para San Roque.

Por dios cuanta vanidad… quieres hacer una presentación, de un libro ya leído… un libro que vas a regalar los amigos y a los archivos y que lo único que buscas es que el Blasco del siglo XXII lo lea y te cite… Y te pongan una calle, mejor una avenida dentro de cien años

EXACTO captas la idea, Y la presentación, si no consigo engañar a nadie de renombre la harás tú y aquí estoy


EDICION CRITICA

Al final el libro es una edición crítica a más gloria del autor, de Francisco Rubio, Jon Lauko es la idea original, una primera revisión y la dirección, la impresión corrió a cargo de Mari Carmen Layunta, y una última revisión y consejos a cargo de Belkys Magaly Olmos, todo, sobre la base de los artículos publicados por el autor en El Comarcal, artículos, que ni si quiera guardo, artículos, por tanto, que para él en un principio no debían ser gran cosa.

Con los artículos en la mano, comencé a leerlos de nuevo, y prácticamente de un tirón hice una primera lectura y pensé, Jon Lauko tenía razón, merece la pena publicarlos a mayor gloria del Batallador.

Pero publicar por publicar, por vanidad, por dejar constancia, no tiene mucho sentido, habiendo una presentación de por medio, y queriendo vender el libro. Había que pensar algo. “Para esto yo no tengo amigos, el que quiera que pase por caja” Repetía una y otra vez, conforme avanzaba la idea y el autor se crecía, pero no les van a vender algo que ya han comprado, un libro que ya han leído.

Y como lo presento, y como lo vendo… a él no le preocupaba pero a mi si.

Y tras la primera lectura, comencé una segunda con la idea de hacer una Edición Crítica de la obra periodística de Don Jesús De Blasco Y López

Leí los artículos y puse notas a pie de página sin contar con el visto bueno del autor y temiendo que una vez lo leyese me mandase a Luco. Pero quedo encantando. E inmediatamente pensó en doblar el número de ejemplares de la edición y por supuesto su precio. Y sacarse así los euros del bono de las fiestas. Doblo el número y el precio, se sinceró, porque tú tienes mucho tirón, y la gente comprara mi libro por leerte. JESUS BLASCO EN MAYUSCULAS

De modo que en libro se puede encontrar lo siguiente

La vida en Calamocha entre los años 2013 y 2016, lo cual no es poco, de principio a fin el libro, con o sin notas engancha, los artículos lejos de ser cada uno de su padre y de su madre, son Calamocha, cuando no España y cuando no el mundo con capital en la Villa, pues el Jarbe local se le quedará pequeño y el autor, cual Quijote saldrá a conquistar España y el Mundo. El resultado es sorprendente muy ameno y sabe a poco, no se puede decir más sin mentir, lo cual no es poco.

Forman los artículos un continuo en el espacio y en el tiempo, también en cuanto a los personajes protagonistas, y lees uno y otro, y piensas y como acabara la cosa, y a quien votara Don Jesús, y que nos contara, recordar que son los años del final de una legislatura y el comienzo de otra, en medio de una crisis total, donde no tardan en llegar las utopías propias y ajenas, los salvadores. Y poco a poco a sus páginas llega el recuerdo de todo lo que huela a granero, conforme su amante, Calamocha cae rendida entre unos nuevos brazos a los que decidirá dar una oportunidad.

Conforma el libro, un prólogo escrito por mí, todos los artículos que el autor público en El Comarcal con sus correspondientes notas a pie de página, para que a los calomchinos de la diáspora y del futuro les sea más fácil acercase a sus páginas, y comprender Calamocha y su lenguaje, … su rico y enorme lenguaje.

Y se cierra el libro con la definición de Jarbismo, o Blasquismo, como la ilusión por la tierra que a uno le vio nacer y el discurso que Don Jesús hizo al recibir el Premio Batallador. Calamocha Me Pone

La intención es que el libro continúe en el blog LOS DIAS DEL JARBE donde poco a poco irán apareciendo todos y cada uno de sus escritos para mayor gloria del autor y su obra, estas líneas mismo ya se pueden leer en un rincón en el que esperemos tarde o temprano vuelva el autor a escribir, cuando menos de sus recuerdos, pues hoy en parte gracias a él, a Calamocha no le faltan amantes y puede dormir tranquilo.

Y sin más, Don Jesús, por fin, nos hablara de su libro

Muchas gracias a todos

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Libertad, nunca hay bastante!

12 de octubre, -Domingo. En las reuniones de amigos de Palafrugell o simplemente de conocidos o de enemigos- en las reuniones de amigos ...